Noticias Inspección de Buques REGLAMENTACION MARITIMA DE APLICACIÓN A LA FLOTA CIVIL ESPAÑOLA. Las Normas Complementarias cumplen treinta y dos años de vigencia

REGLAMENTACION MARITIMA DE APLICACIÓN A LA FLOTA CIVIL ESPAÑOLA. Las Normas Complementarias cumplen treinta y dos años de vigencia

Las Normas Complementarias (NCs) son consecuencia de la aplicación del art. 2 del RD 1661/1982 de 25 de junio de, por el que se declara de aplicación a todos los buques y embarcaciones mercantes nacionales los preceptos del Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en la Mar 1974 y su protocolo de 1978. (SOLAS 74/78)

Fueron publicadas en el BOE nº233 de 29 de septiembre de 1983 y han tenido las siguientes modificaciones:

  • Orden de 31 de enero de 1986 (BOE nº43 de 19/02/1986)
  • Corrección de errores de la Orden de 31 de enero (BOE nº141 de 13/06/1986
  • Orden de 29 de agosto de 1986 (BOE nº215 de 08/09/1986)  

 

La Orden FOM/1144/2003 ha derogado las NCs en lo referente a embarcaciones de recreo.

 

Tambien quedan excluidos de las NCs los megayates mediante el RD 804/2014 que establece el regimen jurididico y las normas de seguridad y prevencion de la contaminacion  de los buques de recreo que transporten hasta doce pasajeros. Este RD define las diferencias entre embarcacion de recreo y buque de recreo.

 

El RD 1185/2006 Reglamento de las Radiocomunicaciones Marítimas a bordo de los buques civiles españoles en su disposición derogatoria única, deroga cuantas disposición de igual o inferior rango se opongan a lo dispuesto en su contenido. Por tanto, de forma implícita, queda derogado el capítulo IV Radiotelegrafía y Radiotelefonía de las NCs.

 

El SOLAS 74/78  ha sufrido desde esa fecha numerosas actualizaciones que harían irreconocible el texto de las NCs . Esto quiere decir que todos los buques de nuestra flota que efectúen viajes internacionales deben cumplir con cada Capítulo del SOLAS actualizado,  donde se define con precisión las clases de buques a las que el mismo es aplicable y su alcance y por tanto están fuera de la aplicación de las “veteranas” NCs. Estos buques en su mayoría, por no decir todos, están clasificados en una Sociedad de Clasificación(SSCC)  integrada en IACS (International Association of Classification Societies) .

 

Esta disfuncionalidad acaba de ser corregida por la Orden FOM/1658/2015, de 24 de julio, que incluye una Disposición final primera, modificando  el ámbito de aplicación de la Orden de 10 de junio de 1983 sobre normas complementarias de aplicación al Convenio para la seguridad de la vida humana en el mar, 1974, y su Protocolo de 1978. A partir del 8 de agosto de 2015, fecha de entrada en vigor de la citada O.FOM, la Orden de 10 de junio de 1983 no se aplicará a los buques que cuenten con certificados internacionales de conformidad con el Convenio Internacional para la Seguridad de la vida humana en el mar, 1974, y su Protocolo de 1978 (Convenio SOLAS).

 

La entrada en vigor de reglamentos europeos para embarcaciones de pasaje, de pesca y de recreo convierte   las NC  cuando no contradictorias con dicha normativa, si en muchos casos redundantes, quedando las NC  de aplicación solamente  a un reducido tipo de buques menores de 500 GT, pero de gran importancia dentro de la actividad inspectora desarrollada por la Administración Marítima, como son los buques de pasaje no contemplados en el Reglamento EU, remolcadores, buques de trabajos portuarios, etc. Estos buques están certificados mayoritariamente, únicamente por la Administración Española. Aquí se presenta otra paradoja como es aplicar unas NCs basadas en el SOLAS de hace treinta años a buques que el propio SOLAS excluía y cuya interpretación y aplicación varía sustancialmente, entre las diferentes Capitanías Marítimas.

 

Desde AINAVAL nos preguntamos si tiene sentido mantener las NCs  y proponemos la adopción y adaptación a nuestras respectivas flotas  de Reglamentos que ya existen a nivel de IMO, MCA, SSCC y otros países de nuestro entorno.

 

La dispersión de normativa (arqueo, estabilidad, francobordo, luces, botiquines y un largo etc.) aconsejaría la redacción de reglamentos integrales para este tipo de buques. En un reciente Informe para el Permiso de Construcción  de un buque de menos de 24m emitido por una Capitanía Marítima, se reflejaron 20 referencias  normativas de diferentes rangos desde Reales Decretos hasta Circulares y escritos de la DGMM. Por supuesto una referencia obligada eran las controvertidas NCs.

 

Esta dispersión normativa  e interpretativa constituye un grave perjuicio para astilleros y proyectistas que tienen que hacer sus presupuestos de acuerdo al lugar de construcción o reformas donde se vayan a ejecutar los trabajos y discrimina a las empresas con un mayor estándar de exigencia y por tanto mayor coste, según el lugar donde estén ubicadas.

 

Hemos comentado los problemas para nuestros usuarios pero no hay que olvidar los nuestros propios, como Inspectores, que nos obliga a bucear e indagar en otras legislaciones para no llegar a exigencias absurdas derivadas de una reglamentación como las NCs.

 

Desde estas líneas se propone la apertura, para los asociados a AINAVAL en una primera fase, de un foro de discusión sobre reglamentos como los anteriormente mencionados y que sirva como estándar de exigencia y criterio de aplicación de las NCs y demás normativa interna de la DGMM, actualmente dispersa en normativa de diferentes rangos, escritos y circulares.